miércoles, 23 de octubre de 2013

Las gotas que agrietan la roca


 Tomado de:  http://i.letrada.co/blogs/corrientealterna/2013/10/22/los-medios-que-militan-y-las-gotas-que-agrietan-la-roca/ 
 A las 6:30 de este jueves 24 de octubre se estrena en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación de Bogotá la película «Gotas que agrietan la roca» de Antonio Girón. (Vea aquí el tráiler) Este largometraje documental nos muestra el trabajo que hace el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, una de las organizaciones de derechos humanos más importantes del país. El Colectivo, como se le conoce, ha sido objeto de ataque permanente de personajes como el ex-presidente Álvaro Uribe y Jose Obdulio Gaviria, que lo acusan de ser la punta de lanza de la guerra jurídica de la subversión frente al Estado.


Antonio ya había metido los pies en Colombia con «El Oasis», a propósito de ese barrio en la periferia bogotana donde se viven las injustas condiciones sociales que estipulan nuestro modelo y se ve brillante la fuerza de la gente que lo habita. Años atrás fundó Telepiés, la TV comunitaria del Barrio Lavapiés de Madrid, y realizó los documentales del II y III Foro Social Mundial de las Migraciones. Entre muchos proyectos más que se pueden ver por los buenos canales latinoamericanos -que también existen- destaca «La voz a ti debida», otro documental sobre la lucha por la memoria histórica y la exhumación de las fosas comunes del franquismo.

Enjambre: ¿ Cuál es tu misión con este documental?

Antonio Girón: Sobre todo, componer un relato de esa parte de lo que existe en Colombia que parece que no forma parte de su historia. Fue seguir a un grupo de defensores de derechos humanos para mostrar esa traslación del espacio y del lenguaje del derecho, de un campo especializado o abstracto, al espacio de la sociedad civil, de los movimientos sociales y de las organizaciones de víctimas. Quería atender a ese trabajo tan enorme que hacen en torno a la justicia y la verdad ya que allí existen actores, como este Colectivo, que trabajan por la gente que no encuentra canales para acceder a esos reclamos tan lógicos como que se reparen crímenes de lesa humanidad o que se reconozca la verdad de lo que ha pasado con sus seres queridos que han sido asesinados o desaparecidos.

Por otro lado, también creo que me interesa mucho esa dimensión colectiva del trabajo que tienen. Esa idea de trabajar desde la potencia que da la articulación, las posibilidades que se abren no bajo patrimonios de liderazgos personales o individuales, sino precisamente desde esa otra forma de hacer. Y creo que en otro punto la historia servía para contar cómo este espacio del derecho se relaciona con la política, con la constitución política del presente. Cómo cosas que pueden parecer muy alejadas de la vida cotidiana pueden contribuir a construir sociedad y justicia. Me parece que es un grupo que no sólo entiende el litigio como un instrumento para cambiar lo que tiene que cambiarse, sino que también entiende que la construcción del tejido social, en el marco de la situación que vive Colombia, es una gran clave, una cuestión fundamental.

En un plano más humano, más personal, creo que son unos supervivientes que están dispuestos a asumir riesgos muy grandes que no solo pasan por recibir amenazas sino por las ofensivas muy claras para desprestigiarles. En ese sentido, la película también pretende ser útil; servir para comprender mejor el trabajo que se está haciendo, porque el orden construido en Colombia y que determina lo que está en la infoesfera está construido desde los despojos, desde el terror y el miedo, y el Colectivo desafía ese miedo.

Enjambre: En este momento la situación colombiana está atravesada por los diálogos de la paz de la Habana, las contradicciones del modelo de desarrollo y de tratamiento represivo a los conflictos sociales desde el gobierno, y el aumento de las movilizaciones sociales. ¿Cómo crees que ese contexto afecta al movimiento de los derechos humanos sobre el que han venido investigando?

Antonio Girón:  Al hilo de lo que decía antes, creo que el movimiento de derechos humanos en Colombia está jugando y ha jugado un papel fundamental. Ahora bien, también creo que hay desafíos importantes.

Hay una necesidad de romper ciertas reglas de la producción de discurso que no nos llevan más allá de lo que es el laberinto colombiano. Hay cuestiones muy esclarecedoras que a lo mejor basta con analizarlas en un plano más global o geopolítico de las relaciones internacionales para que se vean mejor.  ¿Qué tiene que ver la situación actual en Colombia con el papel de los EEUU en América Latina, o el ciclo neoliberal?  ¿Cuáles son sus efectos en la extensión de la represión en el país? Yo veo una necesidad de conectarse mejor con las producciones de significados y de análisis que se están dando ahora, más si caben en un momento como el que está viviendo América Latina, de nuevas posibilidades de gobierno y de democracia, y que el propio laberinto colombiano impide ver, a veces. 

Metidos en la dinámica del conflicto, que el informe Basta Ya dice que es de alta frecuencia y de baja intensidad, pareciera que esto no va a tener salida, pero yo, desde mi mirada, creo que esto es un polvorín, que hay una sociedad fuerte, un movimiento indígena fuerte, un movimiento campesino con unas reivindicaciones fuertes y una legitimidad cristalina, y que sus reivindicaciones forman parte del acervo y del deseo del conjunto de la sociedad colombiana.

Enjambre: Con el documental viene un libro que se lanzará próximamente, ¿de qué va? Sabemos que entrevistaron a Negri, a Pérez Esquivel…

Pues tuvimos la oportunidad de hablar con gente de diferentes ámbitos y dibujar o encontrar algunos caminos y algunas líneas que nos permitieran comprender el trabajo de defensores de derechos humanos en Colombia, viéndolo desde otras perspectivas y conectándolo con otras realidades para salir de esa entropía que no nos permite contaminarnos de otros análisis e ideas. Invitamos a Negri, a Jesús Martín Barbero y al mismo Gonzalo Sánchez y propusimos entrevistas o espacios de diálogo con estos distintos especialistas del ámbito internacional. También hicimos crónicas sobre la historia del Colectivo de Abogados, como un modo de contar su trayectoria y la de quienes han trabajado con ellos buscando justicia.

La idea y el esfuerzo del libro han sido de la mano de la gente de Le Monde Diplomatic en Colombia, y lleva también un trabajo más reflexivo, más extenso con archivo fotográfico, gracias a Jesús Abad Colorado y al Semanario Voz, que ayuda a ubicar mejor las historias.

Lo que esperamos es que sirva para colaborar en la construcción de ese relato de lo contemporáneo, no desde los victimarios que ocupan el prime time presumiendo de hornos crematorios que escandalizan a la conciencia del más parado. Yo me ubico entre los que entendemos que la producción cultural o la producción creativa tiene que estar más del lado de la construcción de ordenes sociales y políticos fundados en el respeto a las diferencias y en la construcción de sociedades con relaciones no tan egoístas, sino justas y solidarias; en ese sentido espero que este libro pueda aportar a esa construcción de ese otro espacio que hay que alimentar. Para mí la comunicación es política, y de hecho me dedico a ello fundamentalmente como otra forma de militar, de hacer política, porque pienso que en el momento en que el estamos hoy son la tele, la imagen, etc. los que conforman el espacio público. Allí es donde se reúnen todos a las 7 de la noche; a ver la puta tele.
Pues bien, insistimos no se pierdan el lanzamiento de  Gotas que agrietan la roca este jueves 24 de octubre 6:30pm en en Centro de Memoria Paz y Reconciliación. Entrada libre ¡Nos vemos!

Libro: LA VOZ DE LA MUJER

Libro: LA VOZ DE LA MUJER
Recopilación del periódico Comunista-Anárquico

Reseña.

Virginia Bolten, hacia parte de un grupo de mujeres que finalizando el siglo antepasado, el siglo XIX, crearon y publicaron un periódico llamado La voz de la mujer. Es uno de los primeros periódicos anarco-feministas que salieron a la luz en Latinoamérica y es de lo que se trata este libro que hoy vamos a presentarles.

Primero queríamos explicarles por qué entre algunas nos montamos en esta idea y decidimos concretarla: para nosotras es muy importante reconocer la historia de las mujeres, escuchar esa versión del mundo que durante tanto rato ha sido silenciada y hacer ver a quienes con sus acciones cotidianas han soportado el mundo: pero sobretodo mostrar las experiencias de mujeres que no han estado conformes con vivir un rol de espera-sumisión y silencio y han decidido emprender diferentes acciones para cambiarlo.

También porque para nosotras es una forma de criticar y replantear la reflexión acerca de la mirada falocrática que al igual que en la historia, ha estado presente en el movimiento anarquista. Desde el anarquismo tampoco se ha hablado (lo necesario o suficiente) de lo que hacían ellas, y muchas veces nos seguimos encontrando con señalamientos y burlas frente a la lucha feminista dentro del movimiento.

Por otra parte quisimos reeditar este libro y este periódico desde Bogotá, Colombia, pues siendo uno de los primeros periódicos anarco-feministas de latinoamérica queríamos que vuelva a rotar por aquí y desde aquí. Hace no mucho personas cercanas en Barcelona lo editaron y ahora nosotras quisimos hacerlo, apostándole también a que fuera un proyecto autogestionado, pues no daba para menos teniendo en cuenta la experiencia de este grupo de mujeres que en los mismos artículos del periódico dejar ver el esfuerzo constante que hicieron para tratar los recursos necesarios para la edición de cada nuevo número. También porqué queríamos que el libro pudiera rotar de una manera barata y fuera punto de inspiración para todas las personas que lo quieran o les haga falta.

Lo más importante, queríamos rescatar la experiencia de este grupo de mujeres que a pesar de ser tachadas como sectarias, encontrarse en un contexto histórico marcadamente machista, no contar con la facilidad de recursos para concretar sus ideas y no partir de un marco de análisis conceptual sobre lo patriarcal y lo sexista, hacen de sus vivencias personales una crítica radical al rol de ama de casa, de esposa y de madres y lo vinculan con su situación de clase y la explotación laboral. Crean un periódico que va ser posibilidad de empoderamiento para muchas otras.

Y bueno, ahora sí, lo más importante es que al leerlo nosotras encontramos una fuente de pasión. Y la pasión es algo central en nuestras luchas feministas, en la de ustedes!

Queremos resaltar, que la voz de la mujer, representa una corriente del feminismo que rompe con las prácticas clásicas del feminismo latinoamericano de finales de 1800 de corte burgués y de clase media, que se preocupaba por sus condiciones y su estatus.

Ellas fusionan las ideas feministas con una orientación obrera (en un sentido amplio del concepto) y revolucionaria. Es decir es clasista y por tanto difiere con las demás prácticas feministas latinoamericanas de la época.

En el contexto latinoamericano, en el cual el feminismo es frecuentemente despreciado por los grupos radicalizados como un fenómeno "burgués" o "reformista", el ejemplo de La Voz constituye un cuestionamiento a este modo de caracterizar lo esencial del movimiento.

Contexto histórico

En el momento en que sale el libro, se relaciona y se nutre, del contexto socio-político-económico del Rio de la Plata.

Estamos hablando de la Buenos Aires, la gran ciudad en las puertas del rio de la plata, a finales de 1800, la cual está recibiendo las olas migratorias, parte de ellas y ellos, exiliados y exiliadas políticas, con una gran migración italiana y española, con un alto porcentaje de mujeres, mujeres que trabajaran asalariadamente.

También se vive una situación de alta conflictividad socio política, en la que el anarquismo tiene un peso súper importante como agitador.

De esta manera encontramos que el anarquismo utiliza como arma de agitación todo lo que se refiere al tema de las publicaciones, diarios, folletos, escritos, etc...

Así La voz de la mujer se enmarca en ese contexto, de la publicación como un arma de transformación, con un peso específico de la mujer inmigrante, trabajadora asalariada

y feminista, ya que desde 1880 hay toda una corriente de feminismo dentro del anarquismo,

que cruza el charco, y llega también al Rio de la Plata.

Finalizar comentando que tuvieron que padecer la oposición de sus compañeros, los escarabajos de la idea o falsos anarquistas, como ellas les llamaban, que tras ser publicado el primer número reaccionaron de la peor manera.

Ahora os vamos a leer algunas frases que dan cuenta de lo que ellas criticaban y promovian:

critica

Anticlerical

A la represion estatal

A la explotacion patronal

A todas las formas de autoridad, incluyendo la familia, el matrimonio

Sus propuestas giraban entorno

Del amor libre

Accion libre

El comunismo anarquico

El empoderamiento de las mujeres

El feminismo anarquista

Todo con ello con un:

Lenguaje y actitud: estilo agresivo y condenatorio del dominio masculino,

no transigir con nada ni con nadie, directas, agudas, apasionadas

Señalan lo que incomoda

Actitud feminista anarquica, de clase, ni burguesa ni intelectual, antiinterclasista

Doble esclavitud:

Del hombre y del capital

A vosotras, compañeras de trabajo e infortuniosd, me dirijo a vosotras que sufris como yo la doble esclavitud del capital y del hombre.

Algunas de nosotras hemos abrazado el bello ideaL ANARQUISTA POQUE COMPRENDEMOS QUE CON SOLO LA AMPLIA LIBERTAD que esta proclama, podemos ser felices.

Los hombres todos, proletarios lo mismo que burgueses y todas las clases dominantes, siempre han tenido a la mujer en la mayor ignorancia para poder asi con mas facilidad dominarla, haprocurado mantenerla siempre en la esclavitud y para impedirle que saliera de esta triste condicion la ha rodeado de preocupaciones necias, ha menospreciado su trabajo, su influencia en la sociedad y la ha anulado, en la familia la ha postergado al segundo lugar, ha creado el honor para que a la que no quiera ser esclava la sociedad la desprecie.

Anticlericalismo. Padres de familia , no veis que sus instintos son mas negros que el traje que visten? No veis la mascara de la hipocresia que llevan? No os fieis nunca de esos bandidos ladrones y asesinos protegidos por sus hermanos la autoridad y le gobierno.

Amor libre. Es decir que la union termine cuando termine el amor, y que si yo porque la gana me da, no quiero estar sujeta a ningún hombre, no se me desprecie. Es por ello que yo no pienso enlazarme con nadie, ni tampoco (si llega el caso) ahogar mis entrañas para conservar la negra honrilla al fruto de mi amor o moemntanea union(…)

Empoderamiento. Odiamos a la autoridad porque aspiramos a ser personas humanas y no máquinas automáticas o dirigidas por la voluntad de otro se llame autoridad, religión, o con cualquier otro nombre. Queremos hacer comprender a nuestras compañeras que no somos tan débiles e inútiles cual creen o nos quieren hacer creer los que comercian con nuestros trabajos y nuestros cuerpos. Queremos libertarnos, rompiendo, deshaciendo, y destrozando no solo nuestras cadenas, sino también al verdugo que nos las ciñó.